martes, 8 de marzo de 2011

HEMORRAGIAS NASALES


A pesar de que sangrar por la nariz podría estar provocado por una falta de vitaminas o por tener la presión sanguinea alta, estas hemorragias estan causadas generalmente por sonarse o escarbarse excesivamente en la nariz. La hemorragia nasal se considera que es una especie de válvula de seguridad del organismo y, por ello, hay quien recomienda permitirse que continúe sangrando durante 10 minutos, por lo menos.

En ese tiempo se puede haber producido la obstrucción del vaso dañado y el flujo de sangre habrá disminuido como consecuencia de la coagulación de la sangre. No hay que sonarse la nariz con fuerza, al menos durante 24 horas después de una hemorragia, ya que puede romperse la obstrucción que tapona dicha hemorragia y se comenzaría a sangrar de nuevo. Si la hemorragia no se frena, acuda a su doctor o al servicio de urgencias del hospital más cercano.

El más tradicional y efectivo remedio para combatir una hemorragia nasal, consiste en sentarse en una silla con la cabeza inclinada hacia delante, permitiendo que la nariz sangre con fluidez. Apretar las partes blandas de la nariz con los dedos pulgar e índice mientras se respira lentamente por la boca. El remedio de mantener la cabeza hacia atrás y colocar hielo o compresas frías en el puente de la nariz no es muy recomendable, por lo menos cuando se está sangrando abundantemente.

Si el sangrado no cesa en 10 minutos, debemos tapar los orificios nasales con algodón empapado en zumo de limón o en loción de olmo escocés (hamamelis). También puede usarse una mezcla de vinagre y agua, pero en cualquier caso, siempre en forma de tapón empapado. Además, el líquido puede ser ingerido por los orificios nasales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada