lunes, 12 de julio de 2010

Migraña.


Para las personas que sufren de migraña —atroz dolor de cabeza, ojos cerrados, pesadez de estómago, necesidad de permanecer tendido en una habitación oscura para que el mal desaparezca— no es facil entender que a veces su agonía es descrita como un simple «dolor de cabeza».

La migraña puede tener varias causas, a veces como una enfermedad psicosomática, que tiene un origen «externo», según las escasas referencias, y muchas de ellas despectivas, que se encuentran en los antiguos libros de medicina. Migrañas, gases y vértigos eran las excusas a las que se acogían las mujeres menos emancipadas de otras épocas cuando no querían hacer lo que debían.

El estrés y la tensión nerviosa, ayudan a desarrollar la migraña. Pero más recientemente se ha sugerido que esta dolencia puede ser resultado de un funcionamiento vital incorrecto, una dieta pobre, estreñimiento, vista cansada, desequilibrios hormonales, reacciónes alérgicas a determinados alimentos, o trastornos por las muelas del juicio. Por ahora, nadie ha conseguido aún la respuesta adecuada, a pesar de que cada día es mayor el número de personas que la padece.

Existen, como era de esperar, pocos remedios caseros antiguos para curar este tipo de dolor de cabeza. El mejor consejo sería tenderse en una habitación oscura, fresca y bien ventilada, bajo unas sábanas templadas y mantenerse quieto. Si la migraña no desaparece en 24 horas, avise a un profesional para que trate de ayuderle.

Ante los primeros síntomas, bebed gran cantidad de agua para desintoxicar el organismo y reducir la retención de líquido que puede ser la causante de la migraña. Intentad relajaros y tomad un té calmante bien azucarado con miel. Bañad los ojos con agua fría y dese un masaje en la cabeza.


Alivios rápidos

Las siguientes consejos sirven para aliviar y prevenir el dolor de la migraña, y como remedio una vez los primeros síntomas empiezan a manifestarse. Seguramente os ayudarán a relajaros y a frenar la angustia. Algunos de los remedios dados para el Dolor de cabeza también os pueden ayudar.

• Patatas cocidas. Comedias solas, sin sal ni mantequilla o queso (el queso puede ser un factor contribuyente a la migraña). Es un remedio que funciona francamente bien.

• Tomates enlatados. Hervir a fuego lento con una buena cantidad de albahaca y servir con un poquito de vinagre.

• Fruta helada en cubitos. Hacedlos con zumo de limón o de pina; se chupan, cuando las bebidas nos causan náuseas. Los cubitos de hielo alivian las gargantas doloridas y pueden darse también a los niños con fiebre, aunque en forma de barras (helados) para prevenir accidentes.

• Angélica azucarada. Masticar pequeños trozos regularmente, pero no antes de dormir, pues puede desvelarnos.

•Matricaria, betónica, tanaceto, romero o flores de lima. Cualesquiera de estas hierbas puede prepararse en té, en la proporción de 25 g en 600 mi de agua, y tomar una taza cuatro veces al día. La betónica (betónica leñosa), proviene de las palabras célticas «ben» (cabeza) y «ton» (buena). Por lo tanto, no es descabellado pensar que un té hecho con esta planta, seca, curará la migraña. Las hojas espolvoreadas pueden ser también ingeridas por la nariz.

•Té de verbena. Es un té excelente para aliviar las migrañas premenstruales. Espliego. Una infusión suave de espliego 1/4 de cucharada en 1/2 taza de agua hirviendo— puede ser bebida regularmente y el aceite de espliego friccionado en las sienes; os aliviará y rebajará la tensión. El té de menta y el de espliego os ayudarán a reducir las náuseas, mientras que una cataplasma de hojas frescas y aplastadas, colocadas en la frente, os proporcionará un alivio refrescante.


• Manzanilla o hierba de limón. Se añaden dos gotas de aceite esencial de cada una, a dos cucharadas de aceite de girasol, para dar un masaje en las sienes.

• Agua de romero. Es la versión modesta, pero igualmente efectiva, de la famosa agua de Hungría, que cuando se colocaba en la frente o en la nuca, se consideraba un remedio muy eficaz contra la migraña. Emplear las sumidades florales frescas y seguir las mismas instrucciones dadas para hacer agua de rosas o de espliego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada