lunes, 12 de julio de 2010

Reuma o Reumatismo


El termino reumatismo se utiliza para hacer referencia a un conjunto de enfermedades de las articulaciones, inflamatorias y dolorosas, cuyo de origen no está producido por micróbios. Cuando la población rural agrupaba un grupo de dolencias y enfermedades bajo el nombre de reumatismo, éste hacía referencía al exceso de trabajo físico que genera tensión y agravado por la humedad y por viviendas poco saludables.


Existen numerosos remedios antiguos para combatir el reumatismo, muchos de los cuales aún siguen utilizandose hoy en día. Quizas el remedio más efectivo es tomar un baño calmante templado, masajear la zona dolorida con un linimento terapéutico y acostarse en una cama bien caliente.

Baños y cataplasmas

• Sales de la higuera: las sales de la higuera añadidas al agua del baño se han considerado siempre un importante método para aliviar los dolores reumáticos.

• Aceite esencial de romero, pino, espliego o enebro. Añadir unas pocas gotas al agua del baño, mejor junto con sales de la higuera.

• Mostaza y cayena. Una cucharada de postre de cada ingrediente, mezclados en el agua del baño, ayudará a calmarle los dolores.


Aceites y linimentos
El remedio más famoso para dolores y quebrantos físicos es el clásico bálsamo del tigre — una mezcla de alcanfor, cayeputi, casia, clavo, mentol y menta—. Existe una multitud de marcas en el mercado, algunas muy efectivas.


La mayoría de los siguientes remedios son efectivos para todos los dolores, achaques, torceduras y artritis.

• Aceite esencial de menta o de cilantro. Mezclar unas gotas de cada uno de estos aceites dulces aromáticos en una cucharada de aceite de almendras. Utilizarlo como masaje es muy reconfortante.

• Aceites de eucalipto, alcanfor y gaulteria. La receta siguiente es el linimento más efectivo de todos, y actúa con plena eficacia en contusiones, torceduras, tirones musculares y sabañones sin abrir, por enumerar sólo algunas dolencias.

Dieta

La enfermedad reumática se ve a menudo agravada por el estreñimiento y los desórdenes renales. Son esenciales las verduras frescas y verdes: col, ortigas (en sopa), berros, perejil, hinojo y acedera. Estas son especialmente buenas, ya que poseen abundantes minerales y vitaminas, a la vez que son ligeramente laxantes y diuréticas.

• Apio. Una generosa sopa de apio, o sencillamente cocer poco a poco el apio en leche o en caldo. El apio, como alimento, no tiene efectos nocivos.

• Zumo de cebolla. Cortar tres cebollas, lavadas pero sin pelar, en un litro de agua y hervir a fuego lento en una cazuela cubierta, durante 15-20 minutos. Filtrar y beber una taza por la mañana o por la noche.

• Dientes de ajo. Es muy apetitoso y delicioso tomar varios dientes de ajo machacados, acompañados con perejil, y comerlos con pan.

• Queipa. Este alga en polvo se prepara junto a un caldo o sopa. Contiene varios minerales necesarios para el organismo.

• Manzanas. Una manzana sin pelar al día mantendrá nuestro cuerpo en buen orden. Tomar manzana rayada, mezclada con avena cruda y yogur.

• Sidra. Debe ser una sidra buena y áspera, no de las que venden en el supermercado, de las que se han eliminado elementos naturales beneficiosos. Tome uno o dos vasos de sidra diarios, o una cucharada de vinagre de sidra. La sidra además es excelente para los ríñones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada