martes, 2 de noviembre de 2010

FIEBRE GLANDULAR O MONONUCLEOSIS INFECCIOSA


A esta enfermedad se le conoce como fiebre glandular, enfermedad del beso o mononucleosis infecciosa. La transmisión de la mononucleosis se produce con mayor frecuencia a través de la tos, los estornudos o compartir vasos y utensilios de cocina. Esta es una enfermedad vírica que no se elimina con antibióticos y a pesar de ser bastante frecuente es desagradable y persistente. Los sintomas de la fiebre glandular son parecidos a los de la gripe común pero con una inflamación de ganglios y a veces con erupciones cutáneas. Si creeis que estais pasando una gripe pero no os recuperáis en una semana y va acompañada de los síntomas anteriores acudid al médico. Debéis quedaros en casa, descansar y no regresar a la escuela o al trabajo hasta que estéis completamente recuperados.

Al igual que sucede con todas las enfermedades febriles, la fiebre glandular puede ir seguida de depresión e indolencia. Es importante tomar muchos líquidos, especialmente agua o zumos de naranja, limón o uvas.

Antiguos remedios reconfortantes

• Arrayan brabántico. Hacer gárgaras con una infusión de sus hojas.

• Nogal. Macerar 60 g de hojas de nogal en 1 litro de agua fría durante dos horas. Llevar lentamente a ebullición, dejarlo hervir durante tres minutos y luego dejadlo 20 minutos en reposo. Usarlo sobre un lienzo en forma de cataplasma aplicada a las glándulas inflamadas. También se puede majar las hojas y aplicarlas en el área dolorida para aliviarla.

Infusión de diente de león, ortigas o uña de caballo. Desde siempre se cree que una infusión de cualquiera de ellas en la proporción de 25 g en 600 ml de agua alivia a quien padece trastornos de la glándula tiroidea. Tomar una taza pequeña endulzada con miel cada tres horas.

• Marisco, tabletas de algas marinas, judías, agar-agar y ajos. A los que tienen bocio (hipertrofia del tiroides) se les recomienda adaptar su dieta con estos productos.

Infusión de Fucus vesiculosus. Los que tienen problemas de tiroides pueden aplicarse externamente una infusión de 25 g de esta alga marina en 600 ml de agua o beberla antes de acostarse (1/2 taza diluida en agua).

Perejil, berros y melaza. Todo aquel que padezca trastornos tiroideos deberá añadir a su dieta estos valiosos complementos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada